Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ismael’

Para que no parezca que dejo de lado a la familia… he aquí una actualización de Ismael, justo antes de que cumpla los 5 años.

Isi tiene un buen amigo (el mejor, por el momento) que se llama Collin. Collin va a ir al colegio el curso que viene, con lo que no les queda mucho tiempo juntos en el Kindergarten. Ayer trajo a casa Ismael una especie de libro para rellenar. Era un libro para Collin. La idea es que sea como un recordatorio del tiempo pasado en el Kindergarten. Los amigos le escriben cosas… pegan fotos y cosas por el estilo. Isi estaba muy orgulloso porque él podía rellenar el libro el primero.

He aqui lo que hizo (como siempre, haced click sobre la foto..)

Creo que queda claro lo que es texto de Aulde y lo que ha escrito Isi…. pero a mi (como padre que soy) me parece fenomenal que pueda escribir “tan bien”.

y maniana más, que tiene cumple!!

y de paso se celebra el día de la tierra… y según el santoral, los Santos San Cayo, San Apeles y San Sotero… pero la verdad es que a estos no les conoce ni su padre. Bueno, vamos a hacer un desayuno a las 9am en el jardín 🙂

Anuncios

Read Full Post »

El tema de hoy es diverso. Se trata de documentar la actitud de Ismael hacia diversas cosas de su vida diaria, para que quede constancia de cara al futuro.

El chupete. La actitud de Ismael hacia el chupete es un tanto…. cómo diría yo…. egoísta. Tiene muy claro cuándo quiere chupete y cuándo no. Al principio toleraba el chupete bastante bien, pero poco a poco fue aprendiendo que el chupete en realidad es un engaño y desde entonces, apenas lo quiere. En todo caso, si se lo untamos con un poco de gotas para los gases…. que son dulzonas. El chupete lo usamos poco. No porque el padre de Aulde lo odie a muerte – que lo odia – sino porque a nosotros no nos parece bien estar todo el día con el chupete puesto. A día de hoy, lo usamos cómo un medio más para tranquilizarle. En el supuesto de que no le interese lo escupe, y punto. Al princípio no lo escupía, sino que le daba directamente un manotazo. Esto a las tres semanas o algo así… esra bastante impresionante de ver. Sobre todo cuando fallaba y se sacudía en los morros.

La cuna. Con ella tiene una relación poco desarrollada. No le mola mucho eso de la cuna. Las primeras dos o tres semanas nos dimos cuenta (o por lo menos eso pensamos nosotros) que la cuna era un poco demasiado grande para un bebé tan pequeño, y que él quería algo un poco más arropadito, con lo que le pusimos una especie de balancín dentro de la cuna. De esta manera no dormía completamente plano, estaba más arropado y un poco más alto. Más tarde decidimos meterle en la cuna, pero la inclinamos un pelín. Pacere que le gustaba un poco más que sin la inclinación. Sin embargo, lo que más le gusta en dormir en nuestra cama. En nuestra cama se queda dormido en casi cualquier posición, cosa que ni de coña consigue en su cuna. La mayor parte de las veces lo que pasa es que se duerme en cualquier sito, le cogemos y le llevamos con sumo cuidado a su cuna. Pues en cuanto toca la cuna, chico, es que le debe de entrar una mala vibración  algo…. porque se despierta casi en el momento!! POr las noches, cuando Aulde le da de mamar tumbada sobre la cama, lo más normal es ver a los dos, tras unos minutos, durmiendo. Aulde con una teta fuera, y el peque con la cara pegada a ella, pero dormido como un tronco. Eso sí, ni se te ocurra retirarle la teta….. en ese momento le entran unas ganas de mamar….. pero este es otro punto….

Hablemos de tetas. Con éstas sí que tiene buena relación. Desde el momento del nacimiento tenía muy claro lo que había que hacer con una teta. Probamos a eso de la media hora de nacer y ya se puso a chupar como un loco. En aquel momento no salía nada de nada, pero ya los signos eran buenos. La primera y segunda semanas de vida fueron un poo complicadas. La primera porque hasta pasados unos tres días Aulde estaba seca como el Manzanares. Había buen material, pero faltaba el contenido. Pasados unos días llegó el contenido, y vaya si llegó. Los pechos de Aulde parecían dos balones. Hasta el punto que Aulde tenía incluso dolores. Al estar tan inflados los pechos, el pezón estaba muy plano, con lo que Ismael no se podía agarrar bien. Os podéis imaginar la frustración del peque al no llegar a poder comer…… La solución nos las brindaron una especie de pequeños “cubre pezones” de plástico blanco. Con ellos, la forma del pezón era menos plana, con lo que l peque se agarraba mejor. Pero los pechos eran un poco como los ojos del Guadiana. Unas veces estaban secos, y otras veces a rebosar, de tal manera que el peque se atragantaba. Lo cierto es que es difícil imaginarse que de una teta salga leche a presión, pero así es.
A día de hoy la relación se ha estabilizado. Tanto el niño como la madre tienen experiencia y la cosa va más fluida. Ismael parece ser un tío con hambre. Salvo por las noches, cuando a veces nos deja cuatro o cinco horas tranquilos, no se pasa más de tres horas sin estar colgado de la teta. Incluso se duerme mejor apoyado sobre ellas. A quién habrá salido….

El cambiador. Esto si que es una relación de amor!! Por razones que aún no acabo de comprender, cada vez que le tumbamos para cambiarle, se relaja….. Se puede tirar un buen rato mirando a unas cosas de colores que le hemos puesto y jugando con nosotros. Funciona incluso cuando no necesita que le cambien. Le pones en el cambiador, haces cuatro tonterías y ya está contento. Ideal, no? Claro, pero el problema es cuando le levantas. Se le acabó la risa. El otro día estuve por poner el cambiador en el salón, porque tenía que planchar y no me podía pasar las horas muertas con él sobre el cambiador. Yo por mí le dejaría sobre el cambiador y me pondría a hacer mis cosas, lo que pasa es que en una de estas se nos va a caer. Además, el cambiador está sobre la bañera, en el baño, con lo que si se cae, no es que vaya a caer en blando…

Dentro de poco discutiremos otros temas tan importantes como el biberón, la ropay el Hipo, entre otros. Hasta pronto.

Read Full Post »